Virgen de Nuevo

Publicado: enero 26, 2012 en Reportajes

Por  Bárbara Rodríguez

Aunque aun no es muy común en Venezuela, algunas mujeres han decidido someterse a una cirugía para recuperar su virginidad. Bien sea por moda, miedo o curiosidad las pacientes recurren a la himenoplastia para borrar su pasado sexual

 

Al parecer el tema de la virginidad, que debía ser demostrada con una manchaen las sábanas, no ha pasado de moda. Lo que para muchos podría considerarse una vieja preocupación de las abuelas, tiene vigencia hoy en día, al menos para algunas mujeres que deciden reconstruir su himen.

 

La receta para ser virgen de nuevo se llama himenoplastia , una cirugía que reconstruye el tejido del himen, con lo que se asegura la mancha roja en la cama que demuestre la “pureza” de la mujer. Si la garantía de la virginidad es un poco de sangre, entonces la himenoplastia es la cura a cualquier duda.

 

Aunque ni la Sociedad Venezolana de Cirujanos plásticos Reconstructiva Estética y Maxilofacial (SVCPREM) ni la Sociedad de Ginecólogos de Venezuela manejan cifras oficiales, la Doctora Marisol Graterol, Presidenta de la SVCPREM, expone que existen algunos casos de himenoplastias “la cirugía sí se realiza, sin embargo, no es tan común y es difícil establecer la cantidad de mujeres que lo hacen”

 

El himen como garantía

La himenoplastia es una intervención quirúrgica mediante la cual se unen los residuos de la membrana del himen una vez que esta se haya roto. Jesús Enrique Soto Aponte, Cirujano Plástico y Ginecólogo, especialista en cirugías estéticas y genitales, explica que el himen es una membrana que se localiza en el introito de la vulva (parte externa) cuya función en un principio es proteger a la mujer durante su niñez de posibles infecciones o embarazos, ya que de este tejido tapa la entrada a la vagina y cumple una función protectora.

 

El himen es hueco y como toda membrana es bastante frágil, por lo que permite la salida de los fluidos vaginales como la menstruación. Normalmente al momento de ocurrir las primeras relaciones sexuales se rompe. Sin embargo, Soto Aponte explica que existen hímenes que son llamados – “complacientes” caracterizados por ser bastante elásticos, lo que permite que una mujer mantenga relaciones sexuales las primeras veces sin que se rompa.

 

De modo que no todas las mujeres son iguales ni producen sangrado, lo que hace que el himen esté sobrevalorado. Desde el punto de vista anatómico la virginidad está dada por la presencia del himen, sin embargo, esto resulta bastante relativo. Ahora bien, la himenoplastia parte del hecho de que el himen y el sangrado son la garantía de la virginidad por lo que se busca simular que el himen está intacto. La cirugía no permite reconstruirlo, en el sentido de que no se volverá a tener el himen original pero si se puede lograr una apariencia similar a la que tenía la paciente antes de iniciar su vida sexual.

 

El procedimiento es bastante sencillo y se puede llevar a cabo con anestesia local. La mayoría de los cirujanos plásticos pueden realizarla, en principio se buscan residuos de la membrana himeneal que se encuentran alrededor del introito vulvar, una vez detectados estos tejidos se procede a removerlos y unirlos de manera que quede una especie de colgajo que asemeje un himen.

 

Posteriormente se realiza la suturación con un hilo muy fino que es absorbido por la vagina por lo que no se necesita retirarlo. La himenoplastia tiene riesgos muy pequeños ya que es una cirugía bastante sencilla que se realiza en menos de una hora, algunas mujeres presentan hemorragias leves, pero se trata de casos aislados.

 

El tiempo en que una mujer puede reanudar las relaciones sexuales es desde uno hasta dos meses. Actualmente el costo de la cirugía va desde cinco hasta doce millones de Bs.F, dependiendo de la Clínica en donde se realice. Es importante destacar que no todas las mujeres pueden realizarse la himenoplastia ya que se requiere que existan restos de la membrana himeneal. En casos de mujeres que hayan mantenido múltiples relaciones sexuales existe poca posibilidad de encontrar residuos.

 

Otro Procedimiento

Cuando unir los tejidos del himen ya no es una opción, aún existe un procedimiento con el que se puede lograr un resultado similar al que una mujer tenía al momento de iniciar las relaciones sexuales. Se trata de la perinoplastia o rejuvenecimiento vaginal, la cual se encuentra en boga actualmente. En este caso el procedimiento resulta más complejo. La perinoplastia se realiza para recuperar la estrechez en el piso vaginal.

 

El procedimiento consiste en cerrar el piso perineal, conocido como piso pélvico y la horquilla vulvar, reduciendo de este modo el tamaño del introito o la entrada a la vagina. Adicionalmente se puede realizar una pequeña migración de la parte interna de la mucosa vaginal para dar la apariencia de un himen. Con este procedimiento también se puede lograr un leve sangrado durante la primera relación sexual.

 

El valor de la virginidad

 

Durante muchos la virginidad ha sido considerada como sinónimo de pureza. Sin embargo a partir de la Revolución Sexual en los años setenta este concepto ha perdido vigencia. El sexólogo Jesús García explica que con la aparición de la píldora anticonceptiva y el reconocimiento de que la mujer tiene derecho a sentir placer, los valores han cambiado. Sin embargo, aun se presentan casos de miedo al rechazo de la pareja por parte de las mujeres.

 

En algunas cultural la virginidad tiene un valor mayor, ya que representa incluso el honor de una familia, en el caso venezolano no se manejan estos conceptos. La BBC publicó un artículo titulado La Industria de la Virginidad en el Mundo Árabe el día 26 de abril del año 2010 en el que se explica como las mujeres se someten a esta cirugía en una clínica ubicada en París para salvar incluso sus vidas.

 

En muchos países árabes, las mujeres están obligadas a mantener su himen intacto hasta su matrimonio o podrían ser incluso asesinadas. En el artículo una joven que se sometió a la cirugía narra: “Pensé en suicidarme después de mi primera relación sexual porque no veía otra salida” A diferencia de estas culturas en Venezuela el himen ha perdido importancia.

 

Cada día son menos los hombres que se preocupan por la virginidad de su pareja. García explica que en sociedades como la venezolana el fenómeno resulta bastante interesante, ya que no se trata de una cirugía estética porque no hay ninguna apariencia que se deba mejorar y tampoco resulta importante desde el punto de vista social, ya que mediante una cirugía como la himenoplastia las mujeres no van a ser aceptadas dentro de un grupo como ocurre en el Mundo Árabe, en este caso resulta un problema de apego a losvalores tradicionales.

 

Las mujeres que se realizan una himenoplastia en Venezuela lo hacen por razones individuales, se trata de cómo son percibidas, pero no por la sociedad sino por sus parejas, por lo que existe un problema de aceptación personal y sentimental.

 

En el caso de los hombres el concepto de virginidad puede estar asociado con el sentido de propiedad. El ser humano tiene desarrollado un sentido de pertenencia, por lo que los hombres que les exigen a su pareja que sean vírgenes pueden hacerlo por razones de exclusividad y poder, incluso se pueden manejar situaciones de inseguridad, de no querer ser comparado.

 

En todo caso las razones para realizarse una himenoplastia son muchas y varían en cada mujer, sin embargo, algunas frases suelen repetirse. “Si se entera que no soy virgen me dejara”,este uno de los comentarios que escuchan con mayor frecuencia los cirujanos cuando una paciente solicita la cirugía. Al respecto García explica que es difícil analizar un caso individual desde lo general, habría que revisar que representa para esa mujer la virginidad según su formación religiosa, familiar y cultural.

 

Sin embargo, insiste en el hecho que en el caso de Venezuela, las razones obedecen a pensamientos tradicionalistas y valores individuales pero no a una situación cultural del país. Lo cierto es que la virginidad y la valoración del himen aun esta vigente en algunos casos. García reconoce los casos de mujeres que para preservar la virginidad fisiológica, pero no dejar de gozar del placer sexual mantienen relaciones sexuales de forma anal y afirma que estos casos son más comunes de lo que se piensa.

 

Las mujeres aseguran ser vírgenes ya que su himen se encuentra intacto, sin embargo mantienen relaciones sexuales tanto anales como orales constantemente, con la única condición de no ser penetradas de forma vaginal. En cuanto a los pronósticos que se tienen de la cirugía, tanto García como Soto coinciden en que la intervención debe disminuir hasta casi desaparecer, ya que a medida que la sociedad venezolana evolucione, estos valores se irán perdiendo hasta dejar de existir.

 

Sin embargo, mientras existan restos de las costumbres tradicionales y mujeres capaces de someterse a esta intervención quirúrgica, la virginidad seguirá siendo una cualidad valorada para algunas parejas y ser virgen o al menos aparentarlo seguirá siendo una opción para algunas y también un secreto que probablemente llevaran hasta la tumba.

Anuncios
comentarios
  1. Mat dice:

    En arabia lo entiendo, pero las venezolanas que hagan esto deben estar bastante locas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s