Las zapatillas no sólo son para la bailarina

Publicado: enero 28, 2012 en Crónicas

En Venezuela escasean los bailarines de danza clásica. La práctica del ballet sigue dominada por las mujeres

Por: Wilmer Cedeño

“¡Y un, dos, tres y cuatro!”, dice al ritmo de la música el maestro de danza clásica de la Fundación Ballet de las Américas Rumen Rashev, mientras pasea por un amplio salón con piso de madera y  paredes cubiertas de espejos. Unas barandas  largas y negras a la altura de la cintura sirven de apoyo a 25 jóvenes

Mientras las suaves notas del piano inundan la estancia, los estudiantes elevan lentamente y al mismo tiempo una de sus piernas hasta que las puntas de sus pies apuntan al cielo. Luego de recobrar su posición original, extienden sus brazos como las alas de un cisne antes de emprender vuelo y giran súbitamente el cuerpo sobre las puntas de sus pies. Mientras el maestro pasea por el salón corrigiendo las posiciones en la que bailan sus estudiantes, dice con voz potente a una bailarina: “¡Lorena, vas a tener que tomar Ginkgo Biloba para que recuerdes los pasos!”. La chica sonríe y asiente con la cabeza. Mientras tanto, el maestro voltea, mira al resto de sus estudiantes y dice al único alumno de su clase:” ¡Yosmer, levanta más ese brazo!”. El chico sonríe también, eleva un poco más su brazo y lentamente va arqueando su columna hacia atrás para quedar estático cuando la música deja de sonar.

Venezuela, al igual que muchos países del mundo, tiene academias que se encargan de formar a jóvenes que quieren convertirse en bailarines. Estos recintos suelen estar abarrotados de niñas que quieren bailar sobre las puntas de sus pies como las míticas bailarinas de ballet clásico. Pero la situación con los hombres es diferente por la visión  que se tiene en Venezuela del hombre bailarín.

En Venezuela, la cultura del bailarín de danza clásica es un poco tardía si se le compara con países como Cuba, Argentina, Rusia o Italia. En los países europeos, el ballet es tomado como una profesión tan seria como cualquier otra, por lo que hay escuelas encargadas de formar a los niños desde muy pequeños.

Erase una vez en Venezuela…El maestro Rashev resalta que en Venezuela hay mucho machismo, no solo por la danza, sino por las artes en general. “Si acá un muchacho dice que quiere bailar ballet pueden pasar dos cosas: o no lo dejan porque se le considera un oficio no lucrativo o sencillamente se le considera homosexual. En la academia en la que trabajo tengo 280 niñas aproximadamente y 2 varones”.

El maestro Rashev resalta que en Venezuela hay mucho machismo, no solo por la danza, sino por las artes en general. “Si acá un muchacho dice que quiere bailar ballet pueden pasar dos cosas: o no lo dejan porque se le considera un oficio no lucrativo o sencillamente se le considera homosexual. En la academia en la que trabajo tengo 280 niñas aproximadamente y 2 varones”.

Estos pensamientos son compartidos por su colega Stella Quintana, ex bailarina y directora de la Fundación Ballet de las Américas en Chacao. “En Venezuela hay una especie de estancamiento en lo que respecta a ballet clásico”, dice. “Existe aún ese tabú del bailarín venezolano, no se le ve como una profesión sino más como un hobby”, asegura.

 Sin embargo, la maestra Quintana afirma que, afortunadamente, la fundación en la que labora cuenta con algunos recursos para continuar con su labor. “Recibimos recursos gracias a las matriculas que pagan las niñas, los varones son becados por ser tan escasos”, informa. Además, señala que el Instituto de Artes escénicas y Musicales (IAEM) les proporciona un pequeño subsidio y que varias instituciones privadas les brindan donaciones.

Con el cierre de varias escuelas y compañías de danza clásica en el país, entre ellas el Ballet Contemporáneo de Caracas, las afirmaciones de los maestros Rashev y Quintana quedan más que validadas. Pero también quedan instituciones como la Universidad Nacional Experimental de las Artes, que ofrece una formación en artes escénicas, danza clásica, entre otros. Además, existen más academias privadas y compañías en donde los jóvenes pueden acudir y formarse en danza clásica.

En otros países la aceptación del ballet es tal, que incluso el hombre ha sustituido a la mujer en la danza clásica. El coreógrafo británico Matthew Bourne creó una versión del famoso ballet de Tchaikovski “El lago de los cisnes” en la que todas las actuaciones son hechas por hombres. El papel principal de dicho ballet es interpretado por Adam Cooper, que participó en la secuencia final de la película del niño bailarín Billy Elliot.

El inicio de la danza

Según la doctora María Elena Pérez, en su artículo “El hombre en la danza” de la revista digital Danza Ballet, dice que: “la danza es algo inherente a la naturaleza humana, sin distinción de sexos”. Afirma que durante la antigua Grecia, la danza fue utilizada para el entrenamiento de los guerreros y cita al filósofo Sócrates cuando dice que: “el mejor bailarín es también el mejor guerrero”.

Pérez también señala que “en los albores del ballet teatral, por los tiempos del reinado de Luís XIII, solamente los hombres tenían acceso al gran ballet de corte”. Eran pocos los espectáculos en lo que se mezclaban hombres y mujeres.

El hombre ha marcado para siempre la historia de la danza clásica, tanto así que famosos bailarines clásicos como los franceses Louis Dupré y Gaetano  Vestris han recibido los apodos de “dioses de la danza”.

Existen notables diferencias entre el ballet masculino y el femenino. El primero logra diferenciarse del segundo principalmente porque los hombres no bailan sobre las puntas de los pies, sino sobre la media punta. El maestro Rashev indica que el hombre en el ballet debe ser precisamente eso, un hombre. “Debe demostrar en escena masculinidad y fuerza.
Además, que el baile masculino destaca más por tener gran cantidad de saltos, giros y por sostener a la mujer”, asegura. Por su parte, Quintana afirma que para que un bailarín pueda ser bueno necesita tener, entre otras cosas, un buen empeine en el pie, un talón largo y sobre todo, oído musical.¿Ellos en puntas?   Existen notables diferencias entre el ballet masculino y el femenino. El primero logra diferenciarse del segundo principalmente porque los hombres no bailan sobre las puntas de los pies, sino sobre la media punta. El maestro Rashev indica que el hombre en el ballet debe ser precisamente eso, un hombre. “Debe demostrar en escena masculinidad y fuerza.

Él, lago de los cisnes

Yosmer Mejía, bailarín de ballet clásico, afirma que aunque en Venezuela no exista la cultura para bailar danza clásica si ha visto que muchos jóvenes se interesan en el ballet. Él comenzó a bailar a los 15 años, una edad que el maestro Rashev considera avanzada para iniciar la formación en el ballet. “Acá los chicos comienzan a bailar sumamente tarde, cuando ya el cuerpo es difícil de formar”, afirma Rashev.

No obstante, Mejía afirma que aunque hay ignorancia por parte de la gente en lo que respecta a los bailarines de ballet, él lo hace porque le brinda una satisfacción muy grande. “Me libera del estrés de las clases, cuando bailo todo lo malo se hace a un lado, doy el todo por el todo”, asegura.


Carolina Triana, bailarina de danza clásica, afirma que le parece bien que los hombres se interesen por el ballet. “El hombre es el complemento de la mujer, el baile es algo creado para los dos sexos”.

Mejía, que espera a terminar sus estudios para probar suerte en Europa como bailarín, aconseja que todos aquellos que quieran bailar ballet que lo hagan, que la satisfacción es muy grande.

A su voz se une la de Quintana, que afirma que: “Nada es imposible, cuando uno quiere las cosas las logra, todo acompañado de constancia y disciplina. Hay que creer en lo que uno hace”.

A su voz se une la de Quintana, que afirma que: “Nada es imposible, cuando uno quiere

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s